IMG_2023

ICF trabaja en la prevención y control de brotes de gorgojo de pino

El Instituto de Conservación Forestal (ICF), ante el surgimiento de brotes del gorgojo
descortezador del pino informa la situación actual y de las acciones que realiza la
Institución para reducir el impacto que genera la presencia del insecto en los bosques del
país.
La presencia del gorgojo descortezador del pino ha sido parte del ecosistema de pino y
éste siempre ha estado en el bosque cumpliendo su función ecológica de renovar la masa
boscosa eliminando los arboles débiles. El insecto reacciona según el medio ambiente y
ante condiciones de incremento en la temperatura y sequía prolongada, en esos
momentos es cuando su presencia aumenta y el efecto del ataque también.
Este año, los ataques de gorgojo han afectado unas 30 hectáreas, el 43 por ciento en el
departamento de Santa Bárbara y las otras zonas con menor cantidad son El Paraíso,
Olancho y Yoro.
Gracias al apoyo de cooperantes y las acciones tomadas desde ICF, la capacidad de
respuesta ha mejorado de forma significativa, en cuanto a la prevención, capacidad del
personal y el uso de nueva tecnología.
Gracias a la cooperación del Gobierno de la República de China Taiwán, cuya asistencia
ha permitido implementar acciones preventivas, con información de tele detección que
anuncia la zona más afectada en un término de 15 a 22 días y con ello, las brigadas de
control están distribuidas estratégicamente y realizan acciones de manera oportuna las
actividades de control.
El convenio con la República de China Taiwán busca que al concluir los cuatro años del
proyecto el ICF va a contar con una plataforma institucional nacional, en un sistema de
alerta temprana diseñado para el monitoreo del insecto.
Con ese fin se han instalado tres sitios demostrativos, uno en el bosque escolar de la
Universidad Nacional de Ciencias Forestales (UNACIFOR), otro en Guaimaca con la
empresa YODECO y el tercero en el sitio de La Bellota en Gualaco, Olancho, donde se
originaron los primeros ataques del gorgojo descortezador durante el episodio 2014 –
2017.
En estos lugares se harán varias mediciones que permitan relacionar las variables
climáticas y de suelos, en relación al comportamiento del insecto a lo largo del año.
También se cuenta con el aporte de la Agencia de Cooperación de Turquía con cuyos
recursos se ha cofinanciando parte del establecimiento de un laboratorio especial para el
diagnóstico fitosanitario del gorgojo.
Hasta la fecha, son cinco los departamentos del país los afectados con brotes; Olancho
con un 39 por ciento, Yoro con 32 por ciento, Francisco Morazán con 31.14, Comayagua
con un 27 por ciento y el Paraíso con15.27 por ciento.

Episodios de presencia del gorgojo por su gravedad:
Un primer episodio (1962-1965). Provocado por una sequía prolongada que afectó el 28
por ciento del bosque de pino.
Quince años después se registró un segundo episodio (1980-1985), provocado por el
fenómeno del niño y que da dañó unas 8 mil hectáreas de bosque.
Trece años después se suscitó un tercer episodio, siempre por efecto del fenómeno del
niño y que afecto unas 40 mil 300 hectáreas.
Un cuarto episodio se presentó del 2014 al 2017, con un daño a 511,504 mil hectáreas.
En el 2017 se reportaron 122 brotes con un área afectada de 66.96 hectáreas,
controlados en su totalidad.
En el 2018 se reportaron 638 brotes, con un área afectada de 390.95 hectáreas y un área
controlada de 354. 40 hectáreas.
En 2019 se reportan 106 brotes hasta la fecha con un área afectada de 32.67 hectáreas.
Los municipios más afectados son San marcos de Santa Bárbara con 14.5 hectáreas y
Danlí en el Paraíso que presenta daños en 7.31 hectáreas.
Medidas preventivas para combatir los brotes:
La detección mediante monitoreo terrestre, mapeo aéreo y el uso de trampas con
atrayentes.
De igual forma se notifica que es responsabilidad de los titulares del dominio (Propietarios
de áreas forestales) elaborar y ejecutar coordinadamente con el ICF las actividades del
respectivo Plan de Protección Forestal contra Incendios, Plagas y Enfermedades
Forestales (Artículo 140 de LFAPVS).
La población debe estar atenta a identificar el cambio de coloración de los árboles, entre
verde y amarillo y hacer la denuncia de inmediato, porque en lo sucesivo esa masa
boscosa cambiara su color entre amarillo y rojo y eso da la pauta de que el ataque se
expande a otras áreas. Al detectar síntomas de ataques del descortezador, hagan el
reporte lo más pronto posible a la Línea 911 o a las oficinas del ICF más cercanas y
brinden datos de la ubicación del sitio.
Recordemos que la protección del bosque es deber de todos los hondureños en este
sentido el ICF motiva a que todos nos volvamos vigilantes de nuestros recursos
forestales.

IMG_2023    IMG_2178

Please follow and like us:
error
Comments for this post are closed.